Quesos

Hacemos queso solamente con la leche de las ovejas de nuestro rebaño. Somos al mismo tiempo pastores y elaboradores de queso.

Para hacer queso se precisa sal, para hacer queso ecológico no sirve cualquiera. Necesitamos una sal lo más natural posible (entre otras cosas, que no tenga antiaglomerantes). Además, buscamos una sal que sea rica en su composición. Por ello elaboramos nuestro queso con sal de Guerande (Bretaña), porque es rica en magnesio y otros minerales, así como en oligoelementos.

La apariencia de nuestro queso, muchas veces, sorprende a la gente porque no tiene la piel blanca. Pero, ¿qué diferencia hay entre uno y otro? La única diferencia es que nosotros no limpiamos el queso con agua, sino con un cepillo seco.

Para que la piel tenga ese aspecto, en la cámara de maduración hay que trabajar más cuidando de los quesos. Al tener humedad más alta en la cámara, los quesos tienen la piel más húmeda y gracias a ello se guarda la humedad del interior del queso y logra un queso más mantecoso.

Nuestros prados no son sembrados, sino naturales. Además, nuestras ovejas andan mucho en el  bosque y el monte. En nuestra opinión, lo que las ovejas comen le da un sabor especial al queso. Es difícil definir un queso, pero nos atrevemos a decir que el nuestro tiene un cierto toque a heno.

Tiene un sabor desarrollado, es mantecoso, no es salado, ni ácido. Se expande en la boca, o ésa es nuestra intención; aunque siempre no lo consigamos. De todas formas, las personas que lo prueban, repiten.