Corderos

En el momento de parir, las ovejas necesitan tranquilidad. Sólo cuando hay complicaciones intervenimos, y eso sucede en contadas ocasiones. El siguiente trabajo suele ser ver si el cordero necesita ayuda para beber de la ubre de la madre. Algunas veces, hay que estar atentos durante los primeros dos o tres días y ayudarles a beber.

Nuestros corderos, además de cumplir las condiciones que corresponden a las ovejas, tienen otra singularidad: que están en todo momento con la madre, también en los prados.